¿QUÉ ES EL CANICROSS?

El Canicross, es un deporte que consiste en correr con un perro atado a la cintura a través de una línea de tiro que va hasta el arnés del perro. Habitualmente se practica sobre tierra, aunque de forma ocasional se puede practicar sobre nieve.

El Canicross lleva introducido en España desde hace varios años y ya cuenta con un nutrido grupo de pruebas privadas, organizadas en Ligas, y con Campeonatos oficiales, tanto de España, como de diferentes comunidades autónomas, dependiendo organizativamemte de la Federación Española de deportes de invierno.


El binomio hombre-perro hace especialmente atractiva esta práctica deportiva. Disfrutar de la naturaleza en compañía de un buen amigo y descubrir una afición en común con él, la pasión por correr, aportan un valor añadido a los aficionados al mundo de las carreras de montaña y a la vez amigos de los animales. El perro se convierte, en compañero inseparable de entrenamientos y de competiciones.

Una característica importante del mundo del canicross es el tipo de perro que se emplea. Aunque el perro ideal es similar al perro de tiro del mushing, en el canicross la mayoría de los corredores no han elegido el perro para hacer grandes marcas. Simplemente corren con su perro. A día de hoy, al menos en España, no existe una obsesión por poseer el perro perfecto para la práctica del canicross. Esto le da un toque amateur muy interesante. No estamos hablando del típico perro de trabajo, fuerte, duro, con gran carácter. En el canicross tienen cabida todo tipo de perros, siempre que no tenga ningún impedimento para su práctica. Podemos encontrarnos en competición desde perros de 8 kilos, hasta pastores alemanes de 40 kg., pasando por bracos, huskies, pittbulls, border collies, etc. En definitiva un abanico abierto a todo el mundo.

Para participar en una prueba de canicross, se requiere que el perro tenga un año cumplido, esté al corriente de las vacunaciones y pase el reconocimiento veterinario previo a todas las pruebas.

Para practicarlo sólo necesitas un arnés especial de tiro para el perro, no siendo válido los arneses de paseo, una línea de tiro con amortiguador y un cinturón de canicross que será ancho para proteger la espalda del corredor de los tirones del perro.

Precauciones especiales para la práctica del canicross

En el canicross el corredor debe de pensar en su compañero de entrenamiento, tanto o más, como en él mismo. No olvidemos, que el perro es un animal tan fiel que en ocasiones puede llegar a extremos físicos que le pueden perjudicar seriamente por el simple hecho de seguir corriendo junto a su amo.

Al igual que el corredor debería pasar un reconocimiento médico, nuestro compañero debería pasar por el veterinario para comprobar su estado físico y descartar posibles anomalías.

Una vez que empecemos a entrenar, los mismos principios que rigen la mejora física humana son aplicables al perro. No podemos empezar corriendo el primer día 20 km. porque nuestro perro acabará desfallecido. Debemos seguir los mismos principios de progresión que aplicamos con nosotros.

Especial precaución debemos tener con la temperatura. Los efectos de las altas temperaturas, y en el caso del perro hablamos de más de 20º, pueden llegar a ser fatales. Debemos, por tanto, evitar a toda costa correr con más de 20º (las competiciones no se realizan a partir de este punto) para evitar problemas mayores.

Otro factor importante a tener en cuenta, es la edad del animal. A nivel competitivo es necesario que tenga un año y a nivel de entrenamiento aunque se puede empezar a correr, dos o tres meses antes, siempre se hará sobre distancias muy cortas y ritmos lentos. El objetivo en esta fase es que nuestro perro se vaya habituando a correr con nosotros y coja el gusto por la carrera.

También es importante, correr con el equipo adecuado, especialmente el arnés del perro que evita rozaduras y distribuye el esfuerzo a lo largo de la espalda del animal, como el cinturón para el guía, para evitar presiones innecesarias en la espalda.


¿Qué perro es el adecuado?

En principio, cualquier perro sano con más de 1 año es válido para practicar canicross, tanto en entrenamiento como en competición, con independencia de su tamaño o raza. No obstante, lo habitual son perros de tamaño medio-grande, de entre 20 y 35 kg., puesto que de esta manera podremos aprovechar realmente las ventajas de correr tirado por el perro.

En cualquier caso, si tuviéramos que elegir los perros más cualificados para competir, tendríamos que elegir los perros de caza de tamaño grande, como pueden ser bracos, que combinan resistencia, con una velocidad inigualable. Otros perros, que compiten a un buen nivel son los perros nórdicos, con preferencia por el Husky Siberiano o mezclas de esta raza.


Competiciones

Las carreras de canicross se disputan por tierra y son muy similares a las carreras de montaña, aunque la distancia es menor (de 8 a 10 km. habitualmente) y tienen menores desniveles, no existiendo diferentes trofeos en función del tamaño del perro o de la raza. Las clasificaciones son las habituales en cualquier carrera popular (por edad y sexo).

En estas pruebas, el respeto al perro debe ser máximo y está totalmente prohibido que el perro corra detrás del guía, dar tirones y por supuesto cualquier tipo de maltrato físico o verbal al perro, siendo sancionado el corredor que lo incumpla.

Además, antes de empezar la carrera, se debe pasar un control veterinario donde se acredita que el animal tiene en regla sus vacunaciones y que se encuentra es un estado adecuado para participar, siendo la edad mínima de 1 año y se marca al perro, para evitar cambios de última hora.


Hay dos tipos de salidas: Las salidas en masa, que son las que se realizan en el Circuito nacional y las salidas por fases, mediando unos segundos entre corredores. En las salidas en masa, hay que tener especial atención y llevar al perro recogido con la línea de tiro, porque los perros al igual que los corredores están nerviosos y 50 o más perros de distintos tamaños, pueden generar algún incidente si no estamos atentos, pero son sin duda las más espectaculares.

Al igual que con los guías, curiosamente es en competición cuando el perro da lo mejor de sí. El estar rodeado de 50 ó 60 perros más, hace que ese día corra como nunca.

Otro punto importante, es la fuerte participación de mujeres en las carreras de canicross, con unos porcentajes más altos de los habituales en otro tipo de carreras.

Sensaciones al correr

Las sensaciones que se tienen al correr tirado por un perro son muy diferentes a las que habitualmente se experimenta sin perro. Aunque en bajada, se deben extremar las precauciones, puesto que un animal de 25 ó 30 kilos tiene una fuerza tremenda y podemos acabar rodando, en llanos y en subida es cuando experimentamos realmente el aporte de fuerza extra que nos da, eso sí, cuando quiere tirar, que no siempre pasa.

A las sensaciones físicas, debemos añadir las puramente “espirituales”, si el correr, en sí mismo supone un disfrute muy especial para cualquier corredor, hacerlo en compañía de tu perro le añade un toque muy especial, creando un vinculo muy fuerte entre ambos. Además de ser una motivación extra para salir a entrenar esos días que no apetece tanto. En cuanto el perro te ve con las zapatillas ya no se despega de ti y al final te acaba contagiando la energía.

Técnica de carrera

El hecho de correr atados por un perro, hace que la técnica de carrera sea diferente a correr sin perro. En el canicross se debe de trabajar mucho la flexibilidad y la técnica de carrera para optimizar el empuje extra del perro, a la vez que procuramos lastrarle lo menos posible a través de una zancada más ágil que la habitual. También se debe trabajar la parte superior a través de la musculación puesto que en ocasiones tenemos que controlar al perro y una vez que va lanzado esto requiere algo de fuerza. También debemos hacer especial hincapié en fortalecer nuestros tobillos y sobre todo nuestras rodillas, que sufren mucho al intentar frenar al perro, especialmente en las bajadas.

En competición, debemos además conocer las cualidades físicas y la psicología de nuestro compañero. Determinados perros tienen un especial instinto de ser los líderes del grupo y nosotros podemos aprovecharnos de esta circunstancia, si vamos fuertes, para ponernos delante y seguir tirando o si estamos pasando por un mal momento de carrera, para situarnos detrás de otros corredores y aprovecharnos más del esfuerzo de nuestro perro.